jueves, 28 de julio de 2011

Pequeños, grandes detalles.

Me gustan las cosas que se hacen sin querer, por inercia, por impulso, sin darte cuenta. Son las cosas que más valoro. Una sonrisa al despertar por ejemplo, nadie piensa en sonreírle a alguien(menos a mí) a esas horas, más cuando recién te levantás... que paja la vida! Pero vos(sí, vos) lo hacés y me alegrás la mañana, es como un regalo para mí, algo tan simple y sincero como eso.
Tu risa, que te rías conmigo, tu carita de puchero, de enojo medio fingido... si supieras las cosas que me generan esos pequeños detalles, para algunos insignificantes, para otros(los que están en mi situación me entienden), para mí... una alegría inmensa aunque no siempre puedas verla, la siento por dentro.
Por qué digo esto? quiero que leas esas cosas que no ves. Te puedo decir que sos hermosa(de hecho lo sos, aunque no quieras admitirlo) pero junto conmigo te lo dicen unos cuantos más! y está muy bien, porque no mienten pero con más razón lo dirían si tuvieran el honor de conocerte en profundidad, saber quien sos en realidad, qué querés, qué pensás! Mientrás más pasan los días descubro cosas en vos que me vuelan la cabeza(en el mejor sentido de la palabra).
Que se yo, son situaciones que se aprecian no con la vista, ni los oídos, sino con el corazón supongo. E insisto, lo más lindo se encuentra en esas cosas que algunos llaman ''pavadas''.
Que cursi estoy, es amor esto que siento, no? Me agrada, señores.