lunes, 15 de agosto de 2011

Mejor que el ta-te-ti o la rayuela.

Te propongo un juego yo también, un juego para nosotras dos, nadie más.
Juguemos a quedarnos despiertas hasta tarde, la que se duerme antes pierde.
Juguemos con las palabras, ''te amo'', ''te extraño'', ''te quiero acá conmigo'', y si te vas... procurá volver rápido.
Juguemos a esos juegos que empiezan con un par de besos y terminan con caricias bajo las sábanas.
Juguemos a jugar este juego de la vida, a jugarnos todo, apostarlo todo. Juguemos a encontrarnos con las miradas, a reírnos, y al quién regala más sonrisas.
Juguemos a que sos mía, y yo tuya, a esperar los días lindos para tirarnos en el pasto dejando que el sol nos haga cosquillas.
Juguemos a explorar, a recorrer lugares, a pasear de la mano conmigo.
Juguemos a que no aguantas un día sin este juego, nuestro juego.

P.D: Total, si mal no recuerdo... ya sin conocernos, jugábamos a las escondidas, hasta que te encontré del otro lado del monitor. Nos conocímos a través de fotos y palabras, de hecho no arranqué de la mejor forma que digamos (vos sabés bien por qué JAJA), sin embargo obviaste un poco eso y seguimos hablando igual.
Después vernos me lo hizo todo más fácil, dejamos las palabras de lado para hablarnos con la mirada. Dos segundos me tomó darme cuenta que eras mucho más hermosa en persona (de más esta decir). Paseamos, nos cansamos de caminar, nos sentamos, beso tuyo en mi mejilla y OH beso mío en tu boca. Sí, nuestro primer beso, queridos lectores (?). En fin, me agrada este juego.