miércoles, 14 de septiembre de 2011

Versos que no riman, pero así es la vida.

Y bajás la mirada
cual niña siendo regañada por su madre
tenés verguenza, tenés algo que decir
algo que no dejas salir.

Me gustaría saber que ronda por esa cabeza
que anhelas, que deseas,
algún día me contarás,
quiero suponer.

A veces siento
en ese momento
de intercambio de miradas,
que estamos pensando lo mismo.

Es raro, y lo más seguro...
es que me equivoque
y sea sólo cosa mía.

En fin, lo único que sé
es que esa muchacha,
de sonrisa divina,
ya será mía.

P.D: Ésto es un borrador y no pienso corregir nada, atórense.