jueves, 10 de noviembre de 2011

Cómo serían los hijos de Mickey y Daisy?

Se comenta que los mortales somos unos seres bastantes egoístas para algunas cosas de la vida, egoístas inconscientes igual. Normalmente uno valora aquello que lo rodea cuando ya no está, o en otros casos, cuando experimenta algo realmente fuerte. Es cierto, viví eso muchas veces, perdí, gané, abandoné, retomé.
Pero mi caso actual es distinto, jamás te desvaloricé, estás allá arriba para mí (imaginemos que coloco mis manos por encima de mi cabeza para demostrarte cuanto es lo que te valoro y si fuera creyente te diría ''ahí, a la derecha del padre OH todo poderoso'' pero no lo soy j3j3), siempre te veo tan fuerte.

Independiente, tenaz.

La noticia de hoy me cayó como baldazo de agua fría, más bien baldazo de piedras, todavía no lo entiendo... fue una concentración de poca pero justa y exacta información en mi cabeza que me descolocó totalmente.
No voy a mentir tampoco, siempre te vi tan frágil también... lo sos, sos una muñequita de esas que uno tanto quiere cuidar, que no se rompa.

Hermosa y delicada.

Tuve cualquier tipo de flash de mortal exagerado (y encima indispuesto), nada, me da miedo el solo pensar en tu ausencia. Sos tanto en mi vida, no soy yo sin vos. Ya te dije: sos mi piezita faltante del rompecabezas, el hielo de mi coca cola, la barrita larga que me faltaba en el tetris para ganar, etc, etc de cosas que (yendo al grano) combinadas sean tal para cual.

Te amo, y jamás sueltes mi mano... porque la vida es nuestra, este camino es para nosotras, tenemos mucha historia que escribir en nuestra memoria todavía, muchas canciones las cuales disfrutemos oírlas juntas.

Te diría que sos mi mundo entero, pero te queda chico, sos el SOL de mi vida, le das luz a mis días.

Vos feliz, yo feliz, todos felices, ok? Brillá para mi ♥ .