viernes, 27 de enero de 2012

En 1 minuto digo que...


Tenés que saber que la acción más simple de pasar un jabón por la espalda de tu persona, acompañarlo con mi mano y el aroma a limón a pasear por tu cuerpo, sumergidas en el sonido del agua, chocando contra ella misma y nosotras, para mi, es un placer. Me lleno las manos exageradamente de shampoo para enmarañar tu pelo, llenarlo de espuma, me río, te reís, podría estar horas viéndote así.


P.D: Permitíme recordarte lo mucho que me gusta la flechita que se te forma en la cabeza con tu pelo.